La creciente demanda de psicólogos deportivos

El incremento de los problemas de salud mental, de la violencia y del activismo en el deporte, ha hecho que cada vez más deportistas y equipos salgan en busca de la experiencia de los psicólogos deportivos.

El deporte es un microcosmos de la sociedad, como siempre se ha dicho, y ​​ahora esto es más evidente que nunca. Cuando atletas de élite como el nadador Michael Phelps o el jugador de baloncesto Kevin Love hablan sobre sus problemas de salud mental reflejan una creciente conciencia sobre este concepto en la sociedad. Cuando jugadores de fútbol como Colin Kaepernick se arrodillan durante el himno nacional, se inicia una conversación sobre justicia social. Cuando los campeones olímpicos hablan sobre el abuso sexual que sufrieron por parte del médico del equipo nacional de gimnasia de EE. UU. Larry Nassar, el movimiento #MeToo toma aspecto de medalla de oro.

A medida que los deportistas se ven inmersos en esta clase de conflictos, el papel de los psicólogos deportivos se vuelve cada vez más importante.

Los psicólogos deportivos son especialmente conocidos por ayudar a los deportistas a superar los obstáculos mentales y a mejorar su rendimiento: ayudar a un jugador de béisbol a superar una depresión, apoyar a un corredor mientras recupera la confianza después de una lesión, etc. Si bien ese énfasis en el rendimiento sigue siendo una piedra angular de la psicología del deporte, constituye sólo una parte de lo que los psicólogos deportivos están haciendo por ayudar a sus pacientes. Sus roles también incluyen ayudar a los deportistas a manejar problemas personales o abordar problemas de salud mental como la ansiedad, la depresión y los trastornos alimenticios.

psicologos deportivos

La práctica de la psicología del deporte también está encontrando aficionados más allá de los deportistas. Las habilidades de los psicólogos deportivos son cada vez más buscadas por profesionales con trabajos de estrés elevado, tales como cirujanos, bomberos y artistas. En concreto, el Ejército de los Estados Unidos es a día de hoy el mayor reclutador de profesionales de la psicología del deporte en el país, los cuales ayudan a los soldados a aprender a concentrarse en el combate y a lidiar con situaciones estresantes. «La psicología del deporte es cada vez más reconocida como algo beneficioso para abordar un gran abanico de necesidades», afirma Sari Fine Shepphird, PhD, psicóloga del deporte y el rendimiento en el área de Los Ángeles. Y la demanda está creciendo, agrega, incluso entre los deportistas jóvenes y los deportistas amateur. «Existe una mayor demanda de psicólogos deportivos para tratar el rendimiento deportivo y las preocupaciones relacionadas con la salud mental, lo cual es fantástico no sólo para el campo de la psicología deportiva sino también para los deportistas y la población en general».

Perfeccionando el rendimiento

Técnicamente, solo los psicólogos clínicos y de asesoramiento con licencia pueden describirse a sí mismos como «psicólogos deportivos» (la American Psychological Association (APA) aprobó la especialidad en psicología deportiva en 2003). Este campo crece a medida que los atletas de hoy en día se dan cuenta de que los psicólogos pueden ayudarles a obtener una ventaja mental que se traduzca en un mejor rendimiento. Los equipos deportivos profesionales, especialmente en las Grandes Ligas de Béisbol (MLB), han ampliado el acceso a los recursos de psicología del rendimiento en los últimos años, dice Courtney Albinson, PhD, psicóloga deportiva en la Universidad Northwestern y presidenta de APA Div. 47 (Society for Sport, Exercise & Performance Psychology). En 2018, por ejemplo, 27 de los 30 equipos de MLB emplearon «entrenadores de habilidades mentales» para ayudar a los jugadores a enfrentar los desafíos mentales del juego.

Los estigmas del pasado han evitado que los deportistas buscaran ayuda para superar problemas de salud mental, pero a medida que estos cada vez se encuentran más expuestos a psicólogos deportivos para mejorar su rendimiento, los estigmas y prejuicios se han ido reduciendo. Deportistas de primer nivel como Phelps o Love revelan que sus propios desafíos relacionados con la salud mental están llamando la atención sobre el tema dentro del mundo deportivo. «Al hablar sobre sus problemas de salud mental, han abierto la puerta a los deportistas de cualquier edad y trayectoria a buscar ayuda de este tipo», comenta Shepphird.

Los deportistas de mayor éxito son igual de susceptibles a padecer los mismos problemas de salud mental que las personas que no practican deporte. Y a veces los deportistas se enfrentan a luchas únicas, que incluyen la presión psicológica para rendir a un nivel de élite o para lidiar con una cultura en la que los trastornos alimentarios ocurren con frecuencia.

psicologos deportivos

Afortunadamente, las organizaciones deportivas están recibiendo el mensaje de que la salud mental y la mentalidad son tan importantes como la condición física de un deportista. En mayo, la Asociación Nacional de Jugadores de Baloncesto lanzó un nuevo Programa de Salud Mental y Bienestar, dirigido por un psicólogo, para ayudar a los jugadores con problemas de salud mental. Y la National Collegiate Athletic Association (NCAA) ha hecho de la salud mental de los atletas universitarios una prioridad estratégica, señala Albinson. En 2016, la NCAA emitió su documento de Mejores Prácticas de Salud Mental, que describe los pasos que los colegios y universidades deben seguir para promover y apoyar mejor la salud mental de este tipo de estudiantes.

Los psicólogos deportivos también están preparados para ayudar a los deportistas con otro tipo de presiones y situaciones familiares, incluyendo los problemas de violencia, afirma Mitch Abrams, PsyD, un psicólogo deportivo con sede en Nueva Jersey que se especializa en el manejo de la ira, la violencia y los traumas en los atletas. Si bien es un mito que los deportistas son más propensos a la violencia que las personas que no practican deporte, comenta, existen factores que aumentan el riesgo de comportamiento violento y mala conducta sexual entre los deportistas masculinos. Entre ellos: la adopción de conceptos tradicionales sobre roles masculinos, el pensamiento grupal en los equipos y las charlas de vestuario que convencen a los hombres jóvenes de que las mujeres constituyen un mero objeto de conquista. Pero esos problemas pueden superarse, dice Abrams. «La mayoría de los agresores pueden ser rehabilitados, pero necesitamos más prevención, evaluación de riesgos y tratamiento».

En el otro lado de la ecuación, los psicólogos deportivos pueden convertirse en recursos valiosos para las víctimas de violencia. Los miembros de USA Gymnastics y USA Swimming que han hablado recientemente sobre el abuso sexual y las malas conductas dentro de sus respectivos deportes.

psicologos deportivos

Los psicólogos también pueden ayudar a los atletas a manejar las emociones y a tomar las decisiones necesarias para hablar o para convertirse en activistas, dice Abrams. Activistas deportistas como Kaepernick reciben habitualmente elogios y críticas por expresar temas de importancia social. Al alinearse con una causa controvertida, este tipo de activistas del deporte puede sufrir reacciones públicas, repercusiones profesionales y todo tipo de trastornos emocionales. «Estamos en un momento en que los atletas cuentan con una plataforma con la que alzar la voz frente a la injusticia social. Los psicólogos deportivos deben estar al lado de los deportistas en esto”, afirma Abrams.

Más allá del campo de juego

Mientras tanto, los profesionales en campos ajenos al deportivo comienzan a darse cuenta de los beneficios de la psicología del deporte. Al igual que los atletas, aquellos en posiciones tácticas, como paramédicos, oficiales de policía y personal militar, se ven obligados actuar con rapidez y a rendir en entornos de alto estrés. El Ejército de los EE. UU. ahora proporciona a los soldados entrenamiento en habilidades mentales derivadas en gran medida de la psicología del deporte, para mejorar sus habilidades cognitivas y su condición física.

Muchos ejecutivos de negocios también consultan a psicólogos deportivos para que les ayuden a rendir al máximo en las reuniones importantes. Incluso The Juilliard School cuenta con un psicólogo deportivo en la facultad para ayudar a los estudiantes a superar la ansiedad por querer rendir a un nivel elevado.

psicologos deportivos

Ese crecimiento es una buena noticia para los todos aquellos interesados ​​en estudiar una carrera en psicología del deporte. No todos los psicólogos deportivos encontrarán trabajo con atletas olímpicos, pero existen oportunidades interesantes, afirma Jamie Shapiro, PhD, profesor asociado de psicología del deporte y el rendimiento en la Universidad de Denver. «Para trabajar en psicología del deporte, tienes que ser un poco emprendedor», dice Shapiro. «Pero el conjunto de habilidades que desarrollas durante el grado y el postgrado es aplicable a casi cualquier área de rendimiento».

Fuente:

Kirsten Weir, Noviembre 2018

American Psychological Association

https://www.apa.org/monitor/2018/11/cover-sports-psychologists

Deja un comentario