Psicología y cambio climático

Las organizaciones y los políticos están aprovechando la experiencia que tienen los psicólogos para encontrar formas de mitigar el cambio climático y para ayudar a las personas a adaptarse a un mundo que se calienta cada vez más.

La psicología ha estado durante mucho tiempo en segundo lugar tras las ciencias geofísicas en lo que se refiere al estudio del cambio climático. Sin embargo, cada vez más organizaciones y políticos están reconociendo el papel vital que puede desempeñar esta ciencia en la búsqueda de soluciones para mitigar el calentamiento global y ayudar a las personas a adaptarse a los cambios inevitables que se avecinan.

«La psicología pretende contribuir al bienestar humano, y el cambio climático es una importante amenaza actual y emergente para ese bienestar», afirma Patricia Winter, PhD, investigadora científica social de la Estación de Investigación del Suroeste del Servicio Forestal de los EE. UU. en Albany, California. «Hay hueco para cada subespecialidad de de la psicología, si trabajamos juntos para encontrarlo».

Tradicionalmente, gran parte del trabajo de los psicólogos sobre el cambio climático se ha centrado en las áreas de cambio de comportamiento, de la toma de decisiones ambientales y de cómo comunicar de manera efectiva mensajes a favor del medio ambiente: ¿Cómo lograr que las personas reduzcan el uso de energía? ¿Qué incentivos animan a la gente a comprar coches eléctricos?

psicología y cambio climático

Esta investigación continua siendo esencial, comenta Robert Gifford, PhD, psicólogo de la Universidad de Victoria, en British Columbia, que estudia la interfaz entre la psicología ambiental, social y de la personalidad.

«El cambio climático es un problema humano. Es el resultado de 7,6 miles de millones de personas que toman decisiones todos los días. Eso es un problema psicológico, y la psicología cuenta con las herramientas para abordar el problema. Nosotros somos expertos en el comportamiento de los individuos, sabemos cómo transmitir mensajes con efectividad y cómo invitar a la gente a tomar acción», añade.

La intervención de la psicología puede promover comportamientos sostenibles entre los individuos, las sociedades, las organizaciones y los gobiernos. Los psicólogos son los que están detrás de esfuerzos tales como recompensar los comportamientos sostenibles de los empleados, trabajar para que las ciudades reduzcan su huella de carbono o realizar investigaciones para comprender cómo y por qué las personas se involucran en comportamientos “eco-friendly”.

psicología y cambio climático

Ayudando a las personas a adaptarse

Incluso si mañana fuésemos capaces de detener las emisiones de gases nocivos, el dióxido de carbono que ya se encuentra en la atmósfera alimentaría el calentamiento del planeta en las próximas décadas. Por tanto no tenemos más remedio que lidiar con las consecuencias.

«Debemos continuar el trabajo que hemos estado haciendo en el último tiempo, tratar de cambiar el comportamiento de la gente», afirma Susan Clayton, PhD, profesora de psicología y estudios ambientales en el College of Wooster en Ohio. «Pero también debemos comenzar a pensar sobre la adaptación a la nueva situación como una comunidad profesional. La idea del impacto psicológico realmente está comenzando a ganar interés y atención».

Desde hace algún tiempo los psicólogos han comenzado a estudiar los factores relacionados con el clima como fuentes de estrés psicológico, y los primeros hallazgos son alarmantes. Los investigadores siempre han sido conscientes de que la tasa de suicidios aumenta en los meses más cálidos, y un aumento en el calentamiento podría elevar esas tasas. Un análisis realizado en 2018 por Marshall Burke, PhD, profesor asistente de ciencias del sistema terrestre en la Universidad de Stanford, y sus colegas vaticinaron que el cambio climático no mitigado podría ocasionar de 9,000 a 40,000 muertes adicionales por suicidio en los Estados Unidos y México para el 2050 (Nature Climate Change, primera publicación en online, 2018).

Los investigadores también predicen que los efectos relacionados con el clima, como los desastres naturales más frecuentes, el aumento de la migración y la pérdida del sentido de pertenencia a una región, tendrán efectos en la salud mental y generarán sentimientos de pérdida y desesperanza, más emergencias relacionadas con la salud mental y mayores índices de agresión y violencia, según un informe de 2017 de APA y ecoAmerica titulado “Salud mental y nuestro clima cambiante”.

Tales hallazgos resaltan una realidad que muchos de la que muchas personas ya se han dado cuenta: el cambio climático no es solo un problema para los psicólogos ambientales; es un asunto que los psicólogos clínicos también deben tener muy presente.

psicología y cambio climático

Avanzando

Durante 30 años, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC) ha constituido la autoridad mundial en la ciencia del cambio climático. En el pasado, sus informes se han centrado principalmente en los aspectos geofísicos del calentamiento global. Para la próxima entrega de su informe de evaluación, que saldrá en 2021, el IPCC se ha esforzado por incluir a los psicólogos en los procesos de diseño y redacción.

«El IPCC, por primera vez en su historia, ha reconocido la relevancia y la importancia de la teoría psicológica para ayudar a construir un futuro más resistente», dice el psicólogo John Fraser, PhD, presidente y CEO de NewKnowledge y presidente de APA Div. 34 (Sociedad para la Psicología Ambiental, de la Población y la Conservación). «Esa es una desviación radical de lo que vimos en el pasado».

Más allá del IPCC, los expertos en cambio climático y los activistas en otras disciplinas finalmente están apreciando lo que la psicología tiene para ofrecer, dice Clayton. «Veo muchas organizaciones y proyectos multidisciplinares donde las personas les piden a los psicólogos que formen parte del equipo. Definitivamente, ha aumentado el reconocimiento por parte de los no psicólogos de que la psicología tiene un papel importante que desempeñar a la hora de abordar el cambio climático».

psicología y cambio climático

“Y el problema del clima necesita toda la ayuda que pueda obtener, de expertos en diversas disciplinas”, añade Linda Silka, PhD, psicóloga social y comunitaria y miembro principal del Sen. George J. Mitchell Center for Sustainability Solutions de la Universidad de Maine. «Este es un desafío tan complejo, que solo el hecho de tener más datos no se traducirá directamente en soluciones con las que todos estarán de acuerdo», dice, y agrega que los psicólogos pueden ayudar a cerrar las brechas entre distintas disciplinas para facilitar el trabajo de búsqueda de soluciones.

Por ejemplo, Linda Silka está trabajando en un proyecto financiado por la Fundación Nacional de Ciencias con profesores de ingeniería y científicos del clima en la Universidad de New Hampshire. El objetivo del proyecto es utilizar modelos climáticos para mejorar el desarrollo de las infraestructuras: comprender cómo las altas temperaturas afectarán al asfalto, cómo construir puentes que resistan el aumento de los mares, etc. Pero los ingenieros y los científicos del clima no estaban acostumbrados a hablar el mismo lenguaje profesional, por lo que pidieron a los científicos sociales como Silka que les ayudaran a trabajar juntos de manera más eficaz.

«Más personas están viendo que necesitan a alguien que pueda ayudarlos a encontrar un terreno común, y esa es una de las herramientas principales con las que cuentan los psicólogos», afirma Silka.

Fuente:

Kirsten Weir, Noviembre 2018

American Psychological Association

https://www.apa.org/monitor/2018/11/cover-climate

Deja un comentario